¿Sabes qué hipoteca te conviene más en este momento? ¿Variable o fija?

  • ¿Sabes qué hipoteca te conviene más en este momento? ¿Variable o fija?

06/03/2016 20:21

Y la pregunta del millón es... ¿Hipoteca variable o fija? Este debate surge porque nunca antes se había visto al principal indicador hipotecario, el Euribor, en unos niveles tan bajos que hacen que el préstamos se abarate sustancialmente.

Actualmente, más del 90% de las hipotecas está constituida con este tipo de interés, que fluctúa en función de la inflación y del precio del dinero marcado por el Banco Central Europeo. Ambos datos, en encefalograma plano. Es decir, el coste a pagar al banco por prestarnos dinero depende de la cotización del Euribor más un diferencial que nos cobra la entidad.

 

En febrero, el citado indicador cerró en negativo y las previsiones de los expertos es que continúe en niveles mínimos en los próximos dos años. Bajar no bajará mucho más pero no será hasta 2019 cuando empiece a ascender, según Gonzalo Bernardos, economista y director del máster de asesoría y consultoría inmobiliaria de la Universidad de Barcelona. Este experto estima que a partir de entonces el Euribor se situará en una horquilla de entre el 2% y el 3,5%. El comparador helpmycash.com prevé un porcentaje bastante inferior, situado en una media del 1,7%. En cualquier caso, es de suponer que en la vida de una hipoteca, el indicador aumentará. Basta con echar un vistazo a su evolución histórica. Hace ocho años estaba al 5,8%.

Respecto al diferencial que el banco añade, este se ha reducido en los últimos años y se sitúa en el entorno del 1%. Mas de la mitad de lo que cobra la entidad por una hipoteca fija. Eso sí, el primer año, es más alto. Visto así, cabría pensar que las hipotecas variables son más económicas que las fijas. Pero la respuesta no es tan sencilla, porque el interés no es el único punto a tener en cuenta. Es más, aquellos préstamos con un interés atractivo suelen recuperar el dinero, a través de comisiones y productos que te vinculan al banco, como seguros o tarjetas. En paralelo, también debe valorar el plazo en el que va a pagar su deuda, su estabilidad económica y nivel de ingresos y, por último, su aversión riesgo.

HIPOTECA FIJA

A favor: Si usted es de los que quiere dormir a pierna suelta, y prefiere pagar siempre lo mismo, esta es su hipoteca.

En contra: Aquí el riesgo lo asume el banco, por eso son más caras. Tienen más vinculaciones y comisiones. Existe, de hecho, una específica para este producto en caso de que se varíe el importe de la hipoteca por amortización o cancelación de la misma y que puede ascender hasta el 5%.

Plazo: Por regla general, los plazos de amortización de la deuda son cortos. De media, no más de 20 años aunque algunas se extienden hasta 30. Por eso la cuota a pagar es mayor que la variable.

Perfil: Este tipo de hipoteca es más apropiada para aquellos que cuentan con ingresos estables y de cierto nivel.

 

HIPOTECA VARIABLE

A favor: Al ser la más demandada, también porque los bancos es la que solían ofrecer hasta ahora, hay más oferta donde elegir. Son más flexibles, es decir, la penalización por amortización, cambio o cancelación es más económica.

En contra: Genera incertidumbre porque uno no sabe lo que va a pagar año tras año.

Plazo: Suele ser mayor, de media a 30 años, aunque todavía se puede encontrar alguna a 40.

Perfil: Son más accesibles ya que al contar con un plazo mayor de amortización y un interés inferior, la cuota será menor. Para aquellos que prevean que en los próximos años van a contar con subidas salariales, les conviene esta hipoteca por la que ahora van a pagar menos.

CONCLUSIONES

Teniendo en cuenta que hasta dentro de dos años se prevé un Euribor bajo, para el consumidor la hipoteca perfecta sería variable en los primeros años y fija posteriormente. Pero lo que beneficia al cliente, penaliza al banco. Por eso, no busque una hipoteca mixta de este tipo. Encontrará la contraria.

Así pues, la variable, sin duda, supone un ahorro hasta 2018, pero a partir de entonces subirá. Ciertamente, es de suponer que el indicador aumentará en algún momento a lo largo de los 30 años que suelen contratarse estas hipotecas, y puede que entonces no sea la opción más económica a pesar, incluso, de la alta comisión por amortización o cancelación anticipada, afirma Bernardos.

Si opta por la tranquilidad, nunca antes el interés de las hipotecas fijas ha estado tan bajo, pero son los plazos cortos, como mucho a 15 años, las que las hacen más baratas. Por ejemplo, por una hipoteca fija de 150.000 euros a 10 años se pagan 15.000 euros de intereses. A 30 años y variable, 25.000. En cambio, a igualdad de plazos, las variables son más baratas (ver gráfico).

Otra lectura a realizar es el hecho de que si se están potenciando las fijas con intereses bajos «hace pensar que los bancos no prevean que el Euribor vaya a ser superior al 1,70% en los próximos años», según helpmycash.com.

Vamos, que la respuesta a la pregunta del millón es a la gallega, pero los puntos en los que se tiene que fijar le ayudarán a elegir la más adecuada para sus necesidades y perfil.