QUABIT, TERMÓMETRO DEL AUGE DEL LADRILLO

  • QUABIT, TERMÓMETRO DEL AUGE DEL LADRILLO

En 2008, en pleno auge de la crisis del ladrillo y con 1.590 millones de deuda, no muchos hubieran apostado por la supervivencia de Astroc, más tarde convertida en Afirma y actualmente Quabit. En este reportaje se comenta como, su actual presidente, Félix Abánades, intenta resucitar la inmobiliaria. Quabit acaba de lanzar una ampliación de capital por 45 millones de euros. Abánades sabe que puede convertirse en un verdadero termómetro de la actividad inmobiliaria, tras años en agonía. “Somos la primera promotora del país en salir al mercado minorista e institucional desde la crisis. Vamos a ser una prueba de fuego para el sector”, afirmó ayer en un encuentro con la prensa. Aunque el órdago va más allá, ya que anunció que previsiblemente para 2016, volverá a realizar otra ampliación, de alrededor de 25 millones. Ahora tiene que convencer a los inversores de la bondad y oportunidad de apostar por la empresa. Sin embargo, los números de la compañía todavía reflejan las dificultades. Registró una pérdida neta de 10,09 millones al cierre de los nueve primeros meses del año. Desde 2007, solo el pasado año se libró de los números rojos. Abánades ha trabajado en los últimos años en reestructurar la deuda, que ha pasado de los 1.590 millones a los 335 millones, eso sí, a costa de perder activos. Entre los principales acreedores se encuentran Unicaja, Ibercaja y Popular. El plan de negocio incluye la dación de sus actuales 271 viviendas en stock para cancelar 42 millones de pasivo. Información también en El País y El Economista, que destaca que la inmobiliaria se encuentra en negociaciones muy avanzadas con dos fondos para asociarse en la compra de suelo. (Cinco Días. Página 11. Media página)