LOS PROMOTORES INMOBILIARIOS PERFILAN SU FUTURO

  • LOS PROMOTORES INMOBILIARIOS PERFILAN SU FUTURO

Los promotores inmobiliarios se han reunido esta semana en Madrid en el Congreso Nacional organizado por la Asociación Nacional de Promotores y Constructores de España (APCE). El lema bajo el que se celebraba el encuentro ha sido De la recuperación a la innovación. La idea era mostrar a la sociedad que el sector promotor de viviendas está dispuesto a encarar el nuevo ciclo económico reconvertido en una industria moderna, eficiente, sostenible y responsable. La cita abordó, a lo largo de diferentes mesas de debate y conferencias, desde los aspectos que van a marcar el nuevo ciclo económico en España y cómo estos van a influir en la salud del mercado de la vivienda, hasta cuestiones directamente relacionadas con el cambio y la innovación en la propia industria inmobiliaria, desde la organización empresarial hasta el proceso constructivo. También se trataron algunos de los desafíos que el sector debe superar para conseguir normalizar la actividad después de casi siete años de crisis. Entre estos retos, el que más preocupa es el de facilitar el primer acceso a la vivienda a quienes deseen formar un hogar. “No se está tratando de forma suficiente la necesidad de crear un parque de viviendas adecuado para la demanda más joven”, reconocía, Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de APCE. En el capítulo de retos pendientes también se trataron otros como la necesidad de buscar fuentes de financiación alternativa a la bancaria o el de cómo afrontar “la eterna asignatura pendiente” de la rehabilitación y la regeneración urbana. Si hubo un mensaje que destacó entre todos los que se escucharon fue el de que “el sector vive un momento dulce”. Prácticamente, en todas las mesas de debate alguno de los ponentes hizo suya esta reflexión. Entre otros, lo dijeron Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb; Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI) y Miguel Vázquez, socio director de la división de Hoteles de Irea. Gómez-Pintado reconoció percibir “buenas expectativas para el sector para los próximos años”, aunque se mostró cauto. “Es aún prematuro concluir que el mercado está normalizado”. En este sentido, admitió que su gremio debe abordar “cambios” para asegurarse “un futuro prometedor”. Entre las responsabilidades que a su entender debe asumir su sector está la de “proporcionar viviendas que respondan a la demanda en precio, plazo y calidad”. Hizo hincapié en los jóvenes en edad de emancipación, a los que identificó como “el gran reto”. Y resaltó que la industria inmobiliaria necesita de la colaboración de la Administración Pública para impulsar un sector más accesible y sostenible que permita consolidar la recuperación. De este modo, reclamó mayor agilidad en la concesión de licencias y menor carga fiscal al proceso productivo y comercial de las viviendas. “Los impuestos suponen hasta el 25% del precio de una casa”, lamentó. (El Mundo. Suplemento Su Vivienda. Primera página. Páginas 2 y 3)