EL BOOM DE LAS HIPOTECAS A TIPO FIJO

  • EL BOOM DE LAS HIPOTECAS A TIPO FIJO

Los tipos de interés serán prácticamente nulos durante los próximos tres años, de acuerdo con el presidente del BCE,

Mario Draghi. A este escenario ya se han ido adaptando en los últimos tiempos las entidades financieras. Por el lado de las

hipotecas, las de tipo fijo se están haciendo un hueco cada vez más importante dentro del catálogo de préstamos para

comprar vivienda. De oferta residual a suponer una verdadera competencia para las de tipo variable. Los datos empiezan a

reflejar este cambio de tendencia: según el Instituto Nacional de Estadística, el 12,4% de las hipotecas constituidas en

marzo son a tipo fijo frente al 9,8% en diciembre de 2015. Cada vez son más los bancos que se apuntan a la moda de la

hipoteca a tipo fijo y con intereses cada vez más atractivos. Entre las entidades que lo han mejorado en los últimos meses

están Santander, BBVA, Bankinter, Liberbank y Sabadell.

Alfonso Gracia, responsable de Desarrollo de Productos y Servicios de Financiación a Clientes de Ibercaja considera que

“la actual coyuntura de bajos tipos de interés hace posible comercializar los préstamos hipotecarios a tipo fijo y variable a l

mismo nivel, dependiendo del tipo de cliente y de si éste está dispuesto a pagar una cuota actualmente algo más alta en un

préstamo a tipo fijo, a cambio de blindarla de por vida en la financiación solicitada”. Fuentes de Bankia señalan que “la

oferta de tipo fijo llegue a suponer el mismo nivel de producción que la variable. Las entidades están aprovechando los

bajos costes de fondeo para llamar la atención con las hipotecas a tipo fijo, para atraer clientes, lo que incrementará su

peso, pero sin llegar a superar a la variable. Entre las razones de por qué este boom de hipotecas tipo fijo, Pau A.

Monserrat, director editorial de iAhorro.com, incluye la eliminación de la cláusula suelo. “Al estar el euríbor en negativo (en

mayo cerró en el 0,013%) y resultar complicado comercialmente a los bancos establecer cláusulas suelo para asegurarse

una rentabilidad mínima por el crédito hipotecario optan por fórmulas varias, la principal las hipotecas a tipo fijo y mixto

(varios años fijos y el resto a tipo variable)”, explica.

En este extenso reportaje se detallan las condiciones de las hipotecas a tipo fijo en cuanto a tipos de interés, plazos y

comisiones. Entre otras cuestiones se informa que entre las comisiones que se han puesto de moda se incluye la de

compensación por riesgo de tipo de interés. Fuentes financieras señalan que hasta el momento no se había incluido esta

cláusula, que supone un colchón en caso de que los tipos de interés sigan bajando. La explicación es sencilla. Un banco

con un crédito concedido al 3% perderá dinero si ese préstamo se cancela, ya sea total o parcialmente, en caso de que los

créditos que ofrezca en ese momento se sitúen en el 2%. Esto puede ocurrir si el BCE coloca los tipos de interés en

negativo o incrementa su programa de compra de deuda. “Para ver si existe una ganancia o una pérdida de capital, hay

que comparar el capital pendiente en el momento de la cancelación y el valor de mercado del préstamo o crédito. Si el valor

de mercado del préstamo o crédito es superior al capital pendiente en el momento de la cancelación hay una pérdida de

capital para la entidad acreedora”, dice un informe del Banco de España. BBVA, Santander, Bankinter, Caixabank y Abanca

son algunas de las entidades que cuentan con esta comisión.

Asimismo se comenta que las condiciones y exigencias de las hipotecas fijas se parecen cada vez más a las de las

hipotecas variables. No solo ya son similares los plazos, sino también la financiación, que alcanza hasta el 80% del valor de

compraventa o tasación de la vivienda. Además, la vinculación suele ser elevada en ambos casos y requisitos

indispensables suelen ser la domiciliación de la nómina o nóminas y, en la mayoría de los casos se requieren unos

ingresos mínimos que pueden llegar a ser de 3.000 euros, como es el caso de Santander. La contratación de los seguros

de vida y hogar también está en casi todas las hipotecas a tipo fijo a lo que se añade el uso de tarjetas de crédito e incluso

en muchos, es necesario contratar un plan de pensiones y hacer aportaciones mínimas anuales.

A medio camino entre las hipotecas con tipos fijos y las de tipos variables, está la mixta que también está viviendo una

explosión del lado de la oferta. Con el euríbor en constante caída, la banca apuesta por las hipotecas mixtas, un modelo de

préstamo para la compra de vivienda que le permita garantizarse ingresos fijos, al menos, durante un período de tiempo

estable, que suele ir desde los dos hasta los 10 o, incluso, los 20 años.

(Cinco Días. Primera página. Páginas 15 a 17. Editorial en página 14. Sábado 4Domingo 5)