VIVIENDA. MOMENTO PROPICIO PARA INVERTIR

  • 	VIVIENDA. MOMENTO PROPICIO PARA INVERTIR

La adquisición de vivienda se está convirtiendo en una creciente alternativa de inversión ante las bajas rentabilidades que el persistente entorno de tipos de interés cero impone en el resto de activos, en especial los de perfil más conservador. El alza de precios de la vivienda ha tomado impulso a medida que se ha asentado la recuperación económica y la banca ha comenzado a reabrir el grifo del crédito y las previsiones apuntan a que el encarecimiento va a ser superior al avance de la inflación, lo que garantiza rentabilidad real para quienes inviertan en vivienda. “La previsión de Solvia es que en 2017 el precio de la vivienda suba de media un 3,1%, en línea con el consenso de mercado y con las estimaciones que trazamos para 2016, donde calculamos un repunte del 3,3%”, explica José Peral, director de comercialización y marketing de la plataforma inmobiliaria de Banco Sabadell. En CaixaBank, la previsión es un aumento acumulado de los precios inmobiliarios desde finales de 2016 a diciembre de 2018 del 12%. Estos crecimientos superan la tasa media de incremento de precios que se prevé para 2017, del 1,9% según el consenso recogido por Funcas. El alza de precios de la vivienda va a estar de nuevo respaldada por el impulso de la demanda, que en BBVA Research esperan crezca este año el 3,2% y el 5,8% en 2018, lo que despeja el terreno para la adquisición de una casa como inversión, sin olvidar el papel clave que siguen teniendo los bancos en la financiación, que podría resentirse tras el varapalo judicial por las cláusulas suelo y su impacto en resultados. “Es un buen momento para el perfil del comprador particular de vivienda que lo hace como inversión. La adquisición de una vivienda para ponerla posteriormente en alquiler es una de las inversiones más rentables en España ante la falta de otras opciones en otros mercados de inversión”, añade José Peral. Aun así, descarta que la evolución al alza del IPC y su impacto en la venta de viviendas, como en el conjunto de actividades económicas, vaya a traducirse en una subida brusca del precio de los inmuebles. “Sí es importante valorar cómo puede afectar su evolución al poder adquisitivo de los ciudadanos”, añade. El jefe de estudios de Idealista, Fernando Encinar, tampoco cree que el alza del IPC vaya a contribuir por sí solo a elevar los precios de la vivienda. “Durante los próximos meses veremos cómo las tendencias marcadas durante 2016 siguen evolucionando con subidas de precios en las principales capitales, sobre todo en Madrid y Barcelona, mientras que otros mercados, principalmente del interior, continuarán ajustándose”. Respecto al alza del IPC, apunta que “no es un índice que en los últimos años haya afectado al precio de la vivienda, aunque de cara a un posible inversor puede tener aspectos positivos”. Así, apunta que aunque ya no es obligatorio, todavía son muchos los contratos de alquiler que se actualizan anualmente en función del IPC, “por lo que una subida de la inflación aumentaría la rentabilidad de la inversión vía aumento de la renta mensual”. (Cinco Días. Páginas 15. Media página Sábado 11-Domingo 12)