HAY VIVIENDAS PARA TODOS LOS BOLSILLOS, JÓVENES INCLUIDOS

  • 	HAY VIVIENDAS PARA TODOS LOS BOLSILLOS, JÓVENES INCLUIDOS

José Luis Ruiz Bartolomé comenta en esta tribuna que “uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la juventud es el acceso a la vivienda, problema que entronca directamente con el desempleo. En efecto, echando un vistazo a lo acaecido en nuestro pasado reciente, la venta de casas se ha incrementado siempre con fuerza cuando, tras salir de las crisis, se ha creado empleo. En el anterior ciclo, el desempleo empezó a caer hacia 1995, y así a partir de 1997 las ventas comenzaron a descollar. Este desfase también se está produciendo ahora: el sector inmobiliario se está recuperando pero hasta ahora con volúmenes de intercambios bajos. No obstante, en las provincias más dinámicas en las que el empleo y la actividad empresarial son más evidentes –Madrid y Barcelona– el mercado de la vivienda ya está recogiendo un nivel de actividad notable. Y todos los pronósticos anuncian un aumento del volumen de compraventas para los ejercicios venideros –siempre y cuando la creación de empleo mantenga la senda actual–.” “El periodo de tiempo que va desde que se crea empleo hasta que se activa la compra de vivienda tiene mucho que ver con la necesidad previa de ahorro para el pago de la entrada, que en el caso de la obra nueva está muy bien encajado pues durante el periodo de construcción se van haciendo aportaciones, generalmente mensuales, que facilitan el trance; pero no evita el tener que aportar además de alguna u otra manera alrededor del 10% del precio final, impuestos incluidos. En otros tiempos mejores, la ayuda de los padres ha sido la manera en que en muchos casos se ha acometido esa inversión inicial pero, ahora, tras una crisis muy dura, el ahorro familiar está también muy tocado y muchos ven frustrados sus deseos”. Comenta que cómo conseguir o facilitar el acceso de los jóvenes a su primera vivienda es una de las prioridades de las organizaciones empresariales de promotores inmobiliarios. Y llama la atención sobre un informe elaborado por el Consejo de la Juventud de España (CJE) que ha dado lugar a titulares en los que se afirma que los jóvenes han de dedicar el 70% de sus ingresos a la compra de su casa. En este punto, pone de relieve que para estimar el esfuerzo que debe dedicar un joven a la adquisición de una casa se toma como referencia el precio medio del mercado, “lo cual distorsiona absolutamente el resultado, pues en esa media está tanto el casoplón de la calle Serrano como las viviendas más baratas del extrarradio, y refleja la capacidad adquisitiva del ciudadano medio, no del joven medio”. El autor pone como ejemplo datos sobre precios de vivienda en Madrid y concluye que “hay para todos los bolsillos, y que el informe del CJE no es preciso y lleva a conclusiones equivocadas”. (Expansión. Página 46. 2 columnas)